Volver a los detalles del artículo Miguel Marinas. El ajá del traductor || Jean Grondin. Paul Ricœur Descargar Descargar PDF